TWITTER, LA METRALLETA DE TRUMP

Cuando muchos racistas educados se preguntaban el 2008 que podría ser peor después de un presidente negro, bueno, aquí está la respuesta.

La llegada de Trump a la presidencia recuerda un poco a la llegada de los bárbaros a Roma, uno puede imaginárselos limpiándose los mocos con las togas senatoriales y orinando en las columnas de mármol del foro. Más o menos así, pero peor ha significado a la Casa Blanca la presencia de Trump. Con su comportamiento de niño malo, de flirteador, y sobre todo twitteador descontrolado,  no solo ofende, ataca y miente, sino que denigra su cargo de presidente a límites insospechados.

Hasta un congresista de su partido le ha pedido públicamente que pare con todo esto de los insultos por Twitter, que está rebajando la dignidad del cargo de presidente. Cuando acabe el gobierno de Trump, no quedara mucha dignidad en dicho cargo. Es más bien dudoso, como lo viene dejando con su comportamiento, que haya muchos candidatos al honor de asumir dicho cargo.

El pedido de su misma bancada a la moderación es inútil y francamente ¿qué le  pueden pedir sinceramente  a alguien que hasta ha aparecido en un programa de Lucha Libre de la WWE, sobre el ring rodeado de mujeres voluptuosas y propinando golpes a diestra y siniestra?

En la actualidad este Dios del twitter está enfrascado en una guerra con las grandes cadenas de información. Trump calificó esta semana el trabajo de la CNN como “periodismo basura” y lo rebautizó en Twitter como “canal de noticias fraudulentas”. También llamó “loco  y tonta como una roca” a una pareja de periodistas de la NBC.

Es sorprendente que la persona que más hábilmente utiliza las redes sociales sea precisamente alguien de  70 años como él, es lo más paradójico. Ese mismo uso indiscriminado de Twitter fue el que le llevó a la Casa Blanca y nos lo recuerda: Pero recuerden, yo gané las elecciones (…) con las redes sociales. Tuve que superar a los “medios falsos” y lo hice.

El presidente también cumplió con esta tarea la semana pasada. Criticó a The Washington Post, al “fracasado” New York Times y a los principales canales de televisión. Puede llegar a realizar hasta 7 ataques en diez horas a la prensa y todo por Twitter, su red social favorita. La estrategia de Trump es simple, se trata  de transformar la política nacional en espectáculo de lucha de ring. Es la dialéctica que confronta la América popular con la América de las elites, eso significa su lucha contra los medios.

Cada semana, cada día es un adversario distinto, Trump contra New York Times, Trump contra CNN, Trump contra NBC, Trump contra Lisa Simpson… no, ese no ha ocurrido… todavía. Y a pesar de todas las críticas por sus excesos en twitter como presidente, Trump no escucha y se enorgullece twitteando: “Mi uso de las redes sociales no es presidencial, es MODERNAMENTE PRESIDENCIAL [sic]”, tuiteó este sábado.

About Hans Herrera Núñez 97 Articles
HANS HERRERA NÚÑEZ. (Lima, 1985). Vivió parte de infancia en Costa Rica, de regreso a Perú estudio Derecho en la Garcilaso y luego literatura. Se especializa en la obra de Roberto Bolaño y Chesterton. Ha colaborado con Dedo Medio y actualmente escribe en Lima Gris. También co-conductor del programa en radio Lima Gris de "Mirada Critica". Además ha aparecido en el celebrada película de ficción de Gustavo Meza, "Ciudad Ausente" (2015).

COMENTARIO

Leave a Reply