LA TETA ENOJADA DE PATRICIA DEL RIO

Si creías que no había algo peor que Galdós y el Loco Wagner en la tele, es porque no has visto a Patricia del Rio en RPP amenazando con hacer strip tease en vivo. Esas si son armas de destrucción masiva. Provecho Aldo.

Fue hoy allá por las 9 de la mañana cuando por poco me quemé los ojos, hasta hoy pensaba que para exabruptos y vulgaridades me bastaba con Phillip Butters en Exitosa, pero la vida me recompensó con una sorpresa. Sintonizaba RPP,  el programa, Ampliación de Noticias y en uno de sus bloques entrevistaban a dos conferenciantes argentinos co-autores de “El libro negro de la nueva izquierda” en el que denunciaban el sustrato marxista de la Ideología de Genero.

El panel periodístico del programa fue muy educado con sus invitados a excepción de Patricia, que por alguna extraña razón reaccionó con un irracional y furibundo ataque a los entrevistados, acosándolos, vituperándolos y llegando a objetivamente a incomodarlos y ofenderlos.

Incluso se retiró por un breve momento, cual haciéndose la victima después de atacar y no queriendo escuchar al otro, porque no escucha, se cierra, Patricia no habla sino cacarea y anula todo debate, ella quiere imponerse a la mala, tener la última palabra, una actitud más propia de un protochavista que de un periodista radial.

Todos tenemos posturas,  ideas propias, banderas, agrados y desagrados, pero un periodista, mejor aún, cualquier adulto serio, cuando habla  pretende dialogar toma una postura de entendimiento, se trata de escuchar, una actitud civilizada que la señorita Patricia del Rio no tuvo en ningún momento, de repente se comportaba más que como periodista provocadora como una activista profesional del grupo feminazi FEMMEN. Lo que debía ser una entrevista alturada  con derivas a debate acabó casi siendo una  celada. Para eso ya tenemos bastante con Alditus.

Todo comenzó cuando comentaban una marcha de  feministas en Buenos Aires por la libertad de las mujeres de andar por la calle mostrando los pechos. A partir de esto Patricia  (no sé qué tiene en la cabeza) saltó con su pretendido derecho a la emancipación del pudor invitando al conferenciante argentino a que se quitara la camisa y se quedara él con el torso desnudo (frente a las cámaras  y en vivo), él obviamente rechazó la ridícula propuesta,  inmediatamente  Patricia lo acusó de mojigato para ella misma amenazar a los conferenciantes, a todo el panel  (y Aldito calladito no dejaba de atorarse de risa  reprimida ante el espectáculo que estaba atestiguando) y a todo el público de  radio, TV e internet de RPP,  con  quitarse  ahí mismo (¡en vivo!)  la blusa y mostrarnos su gloriosa altiplanicie periodística.

Lentamente comenzó hacer como que se desabotonaba la camisa sin llegar a quitársela (tan loca no está… todavía). Y sin embargo fue el momento más palteante del programa, los entrevistados se miraban entre sí con cara de WTF. Y se notaba la incomodidad de los demás panelistas. Estoy seguro que a partir de hoy la audiencia de Ampliación de la Noticia crecerá, sobre todo entre los voyeristas.  Y todo porque el otro no quería quitarse la camisa.

No sé exactamente que buscaba  Patricia, ¿acaso confirmar un postulado de género o excitar a la audiencia o simplemente convertir RPP en PORNHUBE? ¿Qué le pasa a Patricia?, hizo cortocircuito así sin más, de repente se equivocó de vocación y en vez de periodista debió ser activista provocadora de table dance, porque lo que parece ser su inclinación es llamar la atención de la mejor manera posible, haciendo strip tease.  Quiero pensar que fue un lapsus de algún síndrome pre menopausia, que esto no se va a repetir y no acabe todo esto con ella estrenando dentro de un mes un programa periodístico propio del cual ya imagino el nombre: “A sol la barra, con Patricia del Rio”.

Hasta aquí todo esto suena gracioso, pero es mucho más serio, que pase en el programa de Galdós este tipo de excesos como que  se puede comprender (a las justas). Hace pensar que tan mal estamos, a que se ha reducido la clase periodística, esa prensa establishment que además de no respetar a sus invitados y entrevistados, no solo con mecharse prácticamente buscan ofender, como hizo Patricia con actitudes ridículas como esta de decirle que se quite la camisa al pobre intelectual o hacerse la activista feminista  y jugar a teibolera. ¿Tan difícil es ser un periodista alturado? Esta es la prensa peruana en tiempos de IPYS y ODEBRECHT.

Una cosa para Patricia, como dijo el conferenciante agredido, porque lo que hiciste intentando ridiculizarlo es una agresión,  “si el patriarcado  tiene algún interés  no es  a que las mujeres  no muestren sus senos, sino que precisamente lo hagan”. Pero fiel a las leyes del marketing más protagonismo tiene desnudarse que hacer una buena entrevista. Y si esto es pretender  ser una sociedad más abierta, es decir, más abierta al strip tease que al debate, bienvenido sea el burka.

Finalmente y para rematar, la reacción de uno de los conferenciantes argentinos a todo esto  fue solo decir “Lamento que tengan periodistas  de este nivel”. Nada más cierto. Los excesos de Patricia son conocidas por todos los peruanos, eso ya incomoda, pero que un argentino venga y nos lo diga, eso ya avergüenza.

Aquí el video

About Hans Herrera Núñez 81 Articles
HANS HERRERA NÚÑEZ. (Lima, 1985). Vivió parte de infancia en Costa Rica, de regreso a Perú estudio Derecho en la Garcilaso y luego literatura. Se especializa en la obra de Roberto Bolaño y Chesterton. Ha colaborado con Dedo Medio y actualmente escribe en Lima Gris. También co-conductor del programa en radio Lima Gris de "Mirada Critica". Además ha aparecido en el celebrada película de ficción de Gustavo Meza, "Ciudad Ausente" (2015).

COMENTARIO

Leave a Reply