Madre e hijas - óleo sobre tela - 150 x 150 cm - 2017

Iván Fernández-Dávila inaugura “Furias” en el Centro Cultural Juan Parra del Riego

El pintor Iván Fernández-Dávila (Lima, 1983) presentará FURIAS el viernes 15 de septiembre a las 7:30 p.m. en las salas de exposiciones del Centro Cultural Juan Parra del Riego. Será la décimo cuarta individual del artista, compuesta por veinte óleos sobre lienzo.

El crítico y artista José Torres Bohl señala en el catálogo de la exposición:

“Iván Fernández-Dávila es un artista de formación autodidacta,  quien escogió el camino de la pintura como una opción de vida, y no como un medio, o  una profesión, para ganar dinero o notoriedad.

La razón de sus propósitos, ambiciones y anhelos tienen la misma fe que profesaban los primeros artistas del paleolítico, quienes se encerraban en una cueva para dibujar un bisonte o una vicuña, con el fin de que los miembros de la tribu pudieran cazarlos.  Una concepción mágico religiosa del arte.  Desde tal perspectiva, antigua y genésica, Fernández – Dávila pinta  como si el arte fuera una religión. Algo muy alejado por cierto de lo que el mundo del arte ofrece en la actualidad, donde el hombre ha perdido su sentido de trascendencia y con ello la mística y la fe. Por eso hoy él es una rara avis, igual que los artistas vitales e intensos, que buscaron un camino hacia la salvación, entregándose al apostolado de la pintura, tal cual lo hicieron tan grandes referentes como Van Gogh, Soutine y Lucian Freud en la escena mundial y Sérvulo, Humareda y Herskovitz en el medio local.

Decir que Fernández-Dávila es un artista autodidacta es una forma de estar diciendo que su pintura no pasó por un proceso académico, pero que no por ello está privada de un sistema de aprendizaje personal y de un lenguaje profundo, el cual irá decantando con el tiempo, como la gota de agua que horada la piedra.

Guiado por la intuición y el estudio particular de los grandes maestros, Fernández-Dávila ha logrado cuajar un lenguaje figurativo y expresionista, eligiendo un tema anclado en el ser humano, para producir una realidad pictórica de importantes momentos. Sus imágenes surgen así de su mundo interior y trascienden el yo para instalarse en el nosotros.

Fernández-Dávila es un alfarero de sí mismo, un pintor que posee ya una sólida formación intelectual y conceptual, lo cual lo lleva a incubar, de una u otras maneras, un tema recurrente en su obra: el cuerpo humano y la carne que lo reviste. La sensualidad y el drama que en sí representan la vida. Las contradicciones. La sensualidad de sus colores encendidos como la de los fauvistas franceses y las formas figurativas, dramáticas y gestuales, de los expresionistas alemanes”.

 

COMENTARIO

Leave a Reply