Christhian Hova. Foto: Cosas.pe

LA GRAN MENTIRA DE CRISTHIAN HOVA

Cristhian Hova se ha convertido en el gran artista de la mentira. Logró engañar a periodistas de El Comercio, curadores, galerías de arte y a sus seguidores. Los periodistas de la revista Somos, no hicieron lo básico que se tiene que hacer en el periodismo, verificar la información. Se  puede decir que copiaron y pegaron la información brindada, confiando en una agencia de relaciones públicas que trabajaba para Cristhian Hova.

El artista peruano les hizo creer a los periodistas de El Comercio, que había publicado sus trabajos en la reconocida revista The New Yorker. Al parecer, dejó con la boca abierta a los trabajadores del decano, que resaltaron en el artículo publicado el sábado 22 de julio en la revista Somos “ha ilustrado cuatro portadas alternativas de películas de Marvel, 11 para DC Comics y una para Century Fox. Además, tres tapas para la revista The New Yorker”. La gran mentira fue detectada por el periodista Diego Salazar, quien usando Google, enviando correos y haciendo un par de llamadas, pudo corroborar que Cristhian Hova se había creado una imagen llena de mentiras.

Aquí un fragmento de la nota de Diego Salazar, publicado en el blog No hemos entendido nada

A través de un amigo periodista que trabaja en The New Yorker, me comuniqué con Genevieve Bormes, asistente editorial de la editora de Arte de la revista. En un email le envié las imágenes con ilustraciones de Hova que él mismo había posteado en sus redes sociales y le pregunté si podía confirmarme que esos trabajos habían sido encargados y publicado en la revista o no. Un par de horas después, Bormes respondió: “Hasta donde tengo conocimiento -la expresión en inglés es ‘To the best of my knowledge’, una formalidad habitual en las comunicaciones oficiales-, puedo afirmar que este artista no tiene relación alguna con The New Yorker ni con sus portadas”.

Con esa confirmación, decidí ponerme en contacto con los periodistas de Somos y El Comercio, que habían escrito o editado artículos sobre la obra de Cristhian Hova en los que se mencionaban las portadas que supuestamente había hecho para The New Yorker.

Primero llamé a Rafaella León, editora de Somos, para contarle lo que había encontrado y preguntarle si ellos, en la revista, habían realizado algún tipo de comprobación. León respondió que no. A continuación me explicó que Cristhian Hova había ido a la entrevista acompañado de dos personas de la agencia de comunicación con la que trabaja, que la revista recibió un USB con el dossier del artista y ellos dieron por bueno todo lo que afirmaba. “Fue un acto de fe”, me dijo León cuando insistí y le pregunté si en ningún momento se les había cruzado por la cabeza verificar si en efecto el trabajo del ilustrador había aparecido en The New Yorker.

Luego de hablar con León, llamé a Renzo Giner Vásquez, autor de la entrevista publicada en abril de 2017, quien había escrito: “El año pasado uno de sus dibujos acompañó la nota que hizo The New Yorker tras la muerte de David Bowie y en marzo de este año volvieron a recurrir a él para graficar al presidente Donald Trump”. Giner se mostró tan sorprendido como Rafaella León cuando le comenté lo que había encontrado. Le pregunté de dónde había sacado que The New Yorker había publicado ilustraciones de Hova. A lo que respondió de inmediato: “Me lo dijo él. Y estaba en la nota de prensa cuando me ofrecieron la entrevista”. Así que repregunté: ¿En ningún momento verificaste si en efecto se habían publicado? “No”, me dijo Giner.

Después de esto, hablé con la autora de la nota en Somos, Brunella Vásquez. Su editora, Rafaella León, me facilitó su número de teléfono. Cuando me comuniqué con ella, Vásquez me dijo que León le había contado lo ocurrido. Después de hablar con su editora, Vásquez, me dijo, llamó a la responsable de la agencia y le explicó lo que pasaba. “Ella está haciendo todas las averiguaciones del caso”, me dijo Vásquez. Una vez más, como había hecho con León y Giner, le pregunté a Vásquez si en algún momento se le había ocurrido verificar si lo que decía Cristhian Hova, que The New Yorker había publicado varias portadas realizadas por él, era cierto. Al igual que sus colegas, Vásquez me dijo que no.

Ni bien colgué con Vásquez, llamé a la responsable de la agencia de relaciones públicas que maneja la comunicación de Cristhian Hova para solicitarle que me contactara con él. Le dije que Brunella Vásquez, de Somos, me había dicho que la había llamado antes y explicado la razón de mi interés. La responsable, que me pidió que no mencionara su nombre, me explicó que ella se había sorprendido también y que había hablado con Hova para exigirle que le explicara qué estaba ocurriendo. Las respuestas que le dio, que una supuesta galería de arte en Estados Unidos le había solicitado realizar unas ilustraciones para homenajear portadas de The New Yorker, con consentimiento de la revista, no la convencieron y su agencia había decidido ya terminar la relación laboral con el artista.

Cuando le pedí que me pusiera en contacto con él, me dio su teléfono y me dijo que le había recomendado que aceptara conversar conmigo y, sobre todo, que tuviera a mano el supuesto email o recibo o lo que fuera que comprobaría el pedido de la galería. “Porque si no aclara esto resulta que le ha mentido hasta al curador de su exposición en Índigo, donde hay una línea de tiempo que señala que ha publicado trabajos en The New Yorker”, me dijo.

La explicación, por supuesto, resulta bastante improbable. Sobre todo cuando desde el mismo The New Yorker, recordemos, la asistente editorial de la editora de Arte señala que: “hasta donde sé, puedo afirmar que este artista no tiene relación alguna con The New Yorker ni con sus portadas”. Y cuando las páginas fabricadas que Cristhian Hova publicó en sus redes sociales no corresponden a portadas sino a supuestas páginas interiores de la revista.

Las publicaciones de Cristhian Hova en The New Yorker no son el único caso sospechoso que he podido desenredar echando un vistazo a sus redes sociales, haciendo uso de Google y redactando unos cuantos emails y mensajes de Facebook messenger.

 

Pero Cristhian Hova no solo mintió sobre The New Yorker, también lo hacía de forma recurrente en las redes sociales. Entre Facebook e Instagran el periodista Diego Salazar, nos muestra la manipulación de imágenes y mentira tras mentira de Hova.

Después de conocer toda la verdad, al artista Cristhian Hova no le quedó más que admitir la triste realidad. Esto fue lo que publicó.

De la misma forma El Comercio publicó una nota de disculpas en su web.

Pero no solamente El Comercio fue engañado, si hacemos una búsqueda en Google también aparece Cristhian Hova en el blog Arte Manifiesto, donde lo señalan como “el artista destacado de la semana”.

Además, aparece una entrevista en la revista Cosas, donde también destacan sus falsas publicaciones en el The New Yorker. La revista Cosas prefirió borrar de su web la entrevista, pero  queda el registro en Google y  su link. Sin duda, Hova fue un gran artista pero de la mentira.

Aquí puedes leer el informe completo de Diego Salazar https://nohemosentendidonada.wordpress.com/2017/07/25/el-ilustrador-peruano-que-no-publico-en-the-new-yorker/

COMENTARIO

Leave a Reply