Hay Festival Arequipa y la FIL Trujillo 2017

Ante los eventos culturales, los mismos actores culturales dejan que su ética decline hasta el último estrato del inframundo. “¡Chamba es chamba!”, dicen, “¡es mejor que ´´hay´´–a algo a que no haya nada!”, “¿y si te ofrecen viente mil soles para asesorar a esta gente, acaso te negarías?”, y así sucesivamente hasta la aniquilación subjetiva de toda forma de pensamiento crítico y de acción directa en contra de los diversos móviles que permanecen ocultos a los ojos del vulgo: posicionamiento político, amiguismo, mediocridad, quizás, corrupción, etc.

Lamentablemente, los artistas peruanos en su afán de visibilizarse y poder vivir o siquiera intentar vivir de su “talento”,  deben sufrir el abuso de todos aquellos que los ultrajan en lo que de más elevado tienen, es decir, su ética, su cuestionamiento de la realidad y, por ende, del poder, su sentido crítico.

Ver eventos culturales regidos por autoridades lo suficientemente controvertidas para que un ciudadano medianamente enterado y comprometido evite toda forma de cercanía puede ser un caso de la más intensiva real politik pero aquí se trata de cultura y de arte, de inteligencia y nobleza, aunque los cínicos prefieran evadir estos temas.

Por lo tanto, no sorprende ver a los artistas entusiasmados por dar a conocer sus “propuestas”, por tener algo de reconocimiento “público” y posar para una que otra foto que irá a reposar en un triste álbum de las redes sociales. Y todo esto, ¿para qué? o ¿ por cuánto?. Para nada, para tan poco, tan solo para coludirse junto a los pésimos organizadores de todos estos eventos con su silencio comprado, alquilado o dadivosamente cedido de gratis.

Podrían decir, “de acuerdo, trabajamos y recibimos estos gestos de parte de gobiernos o instituciones non sanctas pero debemos aprovechar el momento”, “en lugar de que roben impunemente solo para favorecerse ellos es mejor que faciliten el desarrollo de la cultura e impulsen el arte”, ” no importa de donde venga el apoyo, el caso es que apoyan a la cultura y al arte y eso es un gesto celebratorio”, “tenemos que aprovechar y si esto le lava la cara a sus malas gestiones, excelente, total si hay un próximo gobierno seremos indispensables, además, quién más se quemaría haciendo estas cosas”, “sí, ya estamos”quemados, hundámonos más en este fuego de bosta y de billetes falsos”, supongo que piensan o dicen, si se creen inteligentes, claro.

Lo que dejan de lado, todos estos artistas-escritores, es que en el mercado del arte contemporáneo el talento existe pero también existen funciones y jerarquías que no devienen del talento sino de la empatía con el establishment y solo quedan dos opciones: o bien te colocas una cadena al cuello y te expones en una contienda del Kennel Club o te lanzas a los bosques y si te da la talla te vuelves tan fuerte y libre como un lobo. Figuras asaz absurdas asaz necesarias, un artista que se supedita al poder no puede servir de mucho así sea un genio y la verdad hace mucho tiempo que no se ven ni los indicios de un genio en el campo de la literatura peruana.

Tanto el Hay Festival Arequipa como la FILTrujillo comparten los señalamientos previos con sutiles matices de diferencias y uno que otro detalle abiertamente contundente. Por ejemplo, la organización del Hay Festival es privada y la FILT es pública ya que es una actividad gestada por la Municipalidad Provincial de Trujillo cuyo titular es el más controvertido alcalde de la historia trujillana reciente. Sin embargo, en relación a sus auspiciadores y colaboradores, la FILTrujillo no incide en turbiedades inaceptables, aunque el solo hecho de intentar “lavar” el rostro de una pésima gestión municipal es ya un acto negativo- véase, la importante controversia soslayada por la “intelligentzia” trujillana respecto de la remodelación de la Plaza de Armas, obra que al final ni siquiera estuvo lista para el gran acontecimiento cultural de la feria en cuestión y luego de intentar alterar el tránsito para instalar los stands en las pistas que circundan esta locación, las “autoridades” municipales han derivado el evento hacia otra plaza del centro trujillano, la Plazuela El Recreo.

El Hay Festival, en cambio, tiene otro nivel de gestión, es francamente lujoso y de primer nivel aunque enceguecido en lo que toca a la literatura nacional que no tiene ni aquí ni allá una representación que exceda el estrecho marco del mercado. Sin embargo, en lo que corresponde a la literatura extranjera sus organizadores, si demuestran tino y sobre todo posibilidades, dos condiciones que en Trujillo no se conocen ni por asomo ya que solo les basta con servirse de lo que tienen a la mano. Este año, El HFA trajo a Cees Nooteboom, autor de libros que considero brillantes como Cartas a Poseidón y, sobre todo, El Enigma de la Luz; también, a Javier Cercas, cuya obra literaria no me interesa excepto por sus artículos pero que, sin duda, es un autor mundialmente reconocido, y a Maylis de Kerangal, una singular autora a la que Lima Gris entrevistó hace unos días en la Embajada de Francia, http://www.limagris.com/maylis-karengel-en-mis-libros-no-hay-psicologia-todo-se-describe/. Sin embargo, entre los auspiciadores y colaboradores hay instituciones que deberían ser controvertidas en todo momento como  la Universidad San Pablo que es un verdadero feudo del  Sodalicio – Sodalitium Christianae Vitae-  que es una de las dos instituciones que fundaron esta universidad junto al Centro de Investigación y Tecnología para el Desarrollo de las Ciencias Sociales, etc.

El Hay Festival termina hoy y  hoy empieza la FILTrujillo. Cercas aprovecha su visita al Perú y pasa de Arequipa a Trujillo. Las dos ciudades más conservadoras y orgullosas del país supuestamente se lucen con dos “grandes” acontecimientos y se manifiestan en favor de la cultura pero es claro que no sirven a la ciudadanía en la medida más adecuada.

En lugar de invertir tanto dinero en actividades eventuales y  meramente “eventistas” debería actuarse en función de políticas públicas o iniciativas ciudadanas que, de verdad, posibiliten el acceso de las grandes mayorías a la cultura y a los beneficios que esta conlleva. Es decir, que estos eventos no deben servir solo para la exhibición y regocijo de los esnobs de toda la vida sino para que el más humilde muchacho – y pienso siempre en gente como Roberto Arlt cuando me dan estos arranques-  llegue, por ejemplo, a dialogar con gente de verdadero nivel y de genuina pasión por la inteligencia y la belleza, etc.  En este sentido, la “ciudadanía” que no participa en política es tan o más responsable que todos los que sí se encargan del gobierno o de la crítica al gobierno respecto de estos soslayamientos.  

Las Ferias del Libro son un enredo de vanidades y de intereses. Ahora que la mayoría de libros se hallan de gratis en internet o cuestan mucho menos de los que las editoriales proponen el único valor de las “ferias” es facilitar el acceso a los autores por parte de toda la gente.

En última instancia, la FILTrujillo proviene de una gestión municipal con la que no se puede estar de acuerdo. En este sentido, considero que los escritores participantes tienen el deber moral de manifestarse. Pueden ser exonerados los escritores que provengan de otras ciudades del país salvo que se entrometan en temas políticos ya que con su participación evidenciarían una falta de tino tremendo. En todo caso, esperaremos hasta la clausura para exponer un balance definitivo.

Eso sí, por lo visto en la lista de actividades parece que esta feria será mejor que la del año pasado. Lamentablemente, sucede todo lo que se ha descrito y es una pena que la gestión cultural y el arte en general no pueda verse libre de enturbiamientos políticos y éticos.

La gran pregunta debe ser ¿ a quién o a quiénes sirven este tipo de eventos ? Si en la respuesta, la ciudadanía no es el actor principal, no se ha procedido como debe ser.

De la “intelligentzia” arequipeña o trujillana que no se manifiesta sobre ningún conflicto o controversia de orden público, no vale decir ni una sola palabra más.

Que te registren en fotos y videos, que firmes algunos autógrafos o que vendas algunos cuantos libros, no puede compensar la falta de legitimidad , de integridad y la ausencia total de compromiso con la verdad y la ética, dos ámbitos que siempre van de la mano con la estética pero, claro está, solo en las manifestaciones artísticas más elevadas.

About Percy Vilchez 104 Articles
PERCY VILCHEZ SALVATIERRA. Editor de Lima Gris. Abogado. Escritor. Analista Político. Cel (999947277).

COMENTARIO

Leave a Reply