EL CINE PORNO EN LIMA

 

LIMA PORNOGRÁFICA

Escribe Luis Chávez A.

Recuerdo que una vez, en el otrora cine-teatro Colón de la Plaza San Martín me soplé al hilo un trío de películas porno, entre ellas, la italiana “La gobernante del placer”, y luego dos americanas ochenteras “Taboo I” y “Taboo II” con la despampanante y ya madurita Kay Parker.

Fueron épocas en que el porno andaba de auge en las salas limeñas, que en un principio (70s y 80s) exhibían películas familiares y de estreno, para que luego de una inevitable deserción de espectadores en los años noventa, a causa de los nuevos videos en formato Beta, y posteriormente Vhs en el calor de sus hogares, los administradores de los listines optaran por programar maratónicas exhibiciones pornográficas, y encima continuadas.

Pero la llegada del cine porno en Lima, y me refiero al género más extremo llamado hardcore (X); se dio alrededor del año 1982. Y las funciones empezaban a la medianoche, (el horario se llamaba trasnoche) casi en todas las salas limeñas, entre ellas, el Colmena, Le Paris, Lido, Venecia, entre otras conocidas, a excepción del Metro, y el Tacna, que mantenían una especie de prestigio cinematográfico.

Allí, en las salas referidas, luego de concluida la función de “noche”, ya se divisaba colas interminables de gentes entusiastas para “trasnoche”, entre ellas innumerables parejas de novios, enamorados, y esposos, cosa que paradójicamente parecía normal, pues supongo que habían ganas forzosas de querer aprender luego como innovar y rendir en el ring de las cuatro perillas.

Películas como, Garganta profunda; Con el diablo en el cuerpo (The Devil in miss Jones), Seka la erótica, Fiona Ultra-erótica, Sex-boat (el crucero del placer); Masajes a la carta, El ángel erótico; etc., hicieron que “Calígula” (estrenada desde 1980 por dos años consecutivos en el cine Roma) se convirtiera en una ridícula comedia erótica demasiada “soft”, logando luego consagrar a Nina Hartley, Linda Lovelace, Georgina Spelvin, Kristara Barrington, Serena, Seka, Vanesa del Rio, Taija Rae, Ginger y Amber Lynn, como las más renombradas porno-star preferidas por todos.

Pero podríamos decir que para muchos de los que asistíamos a una función porno en esos tiempos, aún lo hacíamos con una actitud algo “lirica”, me refiero a que realmente desde nuestra butaca, nos deleitábamos con las performances amatorias de nuestras musas eróticas, porque luego, a inicios de los años noventa, todas esas salas que andaban de capa caída, entre ellas el Colón, Le Paris, Colmena, Venecia, Ritz, San Martin, Beverly, Western, Maximil, Omnia, Bolívar (en mesa redonda), Alameda, y Alfa (cines que iniciaban a los escolares en el porno), Imperio, Central, República, Excélsior, Lido, Ídolo, Tauro, Grau, Balta, Susy, etc.; antes de cerrar su puertas para siempre, iniciaron funciones continuadas desde muy temprano (de 11 am a 11 pm) para ofrecer una serie de “servicios”, además de los visuales.

Por ejemplo, la comunidad gay supo encontrar allí un lugar, para no precisamente ligar del modo más sentimental, sino más bien para lanzarse a devorar a sus “efebos” más tiernos, pues al momento de querer ir al baño, te encontrabas con una fila de lascivos espectros que afilaban la mirada y las manos, para ofrecerte un felatio, o mejor aún, una “arrimadita” a lo bien “minero” en los nauseabundos inodoros que fungían de testigos ante la fiesta orgiástica.

En otras salas más avezadas, como el Central, y el Beverly, mientras apreciabas a Moana Pozzi y la Cicciolina en plena “torta”, mirabas a tu alrededor entre el claroscuro de la platea, a otros mortales en agitado ejercicio onanístico; y también a otros que competían con ellas (La Pozzi y la Ciccio) en faenas “butaqueras” que sube y baja, que mete y saca, y en el colmo de la competencia, cuatro o cinco travestis bien “producidos” con tetas y traseros reales; quiero decir, bien siliconados (con aceite de Avión), no como otros, repletos de “rellenos y panqueques de esponja que representaban la gran estafa; desfilaban por tu lado en breves minifaldas para ofrecerte un “rapidito” en los privados, a solo 10 soles, y a 5 el “mamey” allí nomás, en tu butaca.

Se podría decir que el cine Bolívar de Mesa Redonda era un privilegio, aunque había que tener cuidado con sus asiduos, en su mayoría “faites” de los Barrios Altos, pues además de las mejores triples x, allí si encontrabas mujeres reales, aunque algo viejas y desmondongadas, pero tenían una verdadera “vulva” para los que no querían cruzar la línea del “somos más”.

Hoy, la mayoría de estas salas se hayan clausuradas por atentar contra el pudor y las buenas costumbres, además existe la opción de los miles de DVDs que hoy encuentras en el Hueco, a solo 1 sol (las más pedidas son los hoteles cholos, algunos las buscan porque temen haber sido ampayados con sus enamoradas en plena “acción”). Pero lo cierto es que, con la era del internet ya no se requiere de cines-porno, ni de DVDs caletas, porque ahora desde la intimidad de tu habitación puedes acceder a paginas como: tube8, redtube, keezmovies, xxxvideos.com, pornhub, youporn, y cholotube en versión peruana, que te ofrecerán categorías inimaginables, al menos para los más conservadores, como teens, gang-bang, groups, interraciales, sados, squirt, pregnan, amateurs, shemales, etc. Links en los que encontrarás nuevas musas veinteañeras como Sasha Grey, Jennifer White, Tara Lynn Foxx, y las peruanas ya consagradas Alexis Amore y Jynx Maze de apenas veinte años.

Si bien, nuestra sociedad limeña es algo conservadora, aunque de vez en cuando muy sigilosamente caiga en cositas algo bizarras (se perdona el pecado, pero no el escándalo), también ha sabido acoger a la pornografía nacional, que aunque es mucho más antiestética y pobre en calidad, se la encuentra en círculos muy cerrados que en su mayoría timan a sus participantes, con el cuento de que serán exportadas a Europa; como el caso del tal Guillermo Canesa, (que empezó con una oficinita en la avenida Tacna) hoy recluido en un penal. Ilustre estafador y extorsionador que a finales de los noventa montó una falsa productora de triple x, y hacía castings a decenas de jóvenes de ambos sexos, previo pago de veinte soles, haciéndoles sesiones de fotos desnudos, y hasta en plena “acción”, para luego extorsionarlas a ellas, con las evidentes fotografías explicitas que guardaba.

Finalmente, la pornografía ha sabido evolucionar en el tiempo, pues existe desde épocas helénicas de Grecia, cuya etimología deviene de Pórne (prostituta), y Gráphein (grabar, escribir, ilustrar), algo así como “mostrar a la prostituta, o a la prostitución”,  aunque el singular término, empezó a emplearse recién en la Francia de la década de 1800.

Si bien, la comunidad religiosa y conservadora la vea como una práctica del pecado, y degradante, existen millones de habitantes en el mundo de diferentes condiciones culturales, económicas y sociales que la practican y/o la siguen simplemente como una afición más, dentro de sus vidas cotidianas.

No olvidemos que alguna vez el norteamericano Larry Flint, famoso director de la revista Hustler (Su primera edición data de 1974), afirmó ante los tribunales que le acechaban: “La pornografía es vital para la libertad, y que una sociedad libre y civilizada debe ser juzgada en función de su disposición a aceptar la misma”

Share This Post On

Comments

4 Comments

  1. mandame informaciones por favor ,tengo 21 años ,soy de lima

  2. ola k tal, estab viendo su pagina y me parece bien interesando, siempre quise participar en una pelicula porno y vivir de ello, me fasina el sexo e interactuar, soy muy expontaneo en todos los aspectos, espero poder participar en unos de sus videos, me seria muy emocionante y sobre todo muy comprometedor participar, mi cel es 997618662

  3. Para Piero Angelo, te propongo participar en un peli porno, haras una escena donde dos negrazos te traspasan hasta el higado, que dices?…….

  4. HOLA SOY TV DE CLOSET Y ME GUSTARÍA GRAVAR ALGO PORNO Y GANAR DINERO PARA MIS PECHOS ESPERO SE DE BESOS DE CARAMELO MUAKKKKK.

Submit a Comment