Contralor Nelson Shack.

CONTROLARÍA INVESTIGA AL GOBIERNO POR COSTOSOS MÓDULOS TEMPORALES

La semana pasada advertimos en un informe especial que el gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski gastará 375 millones de soles en la construcción de 25 mil módulos temporales de vivienda para los damnificados en las diferentes regiones del país a causa del Niño costero.

Aquellos módulos no son otra cosa que quioscos de 18 metros cuadrados, sin ningún tipo de servicios básicos, ni cimientos sólidos, pues, estos se arman y se instalan encima de seis grandes tacos de madera sobre el suelo; tal situación pone en riesgo su estabilidad, ante una nueva e inminente inclemencia del tiempo. Lo más paradójico del caso es que el propio MVCS adecuó su plan de trabajo en tres fases: de la emergencia – de la rehabilitación – y finalmente – de la reconstrucción. Vale decir que el gobierno recién está ejecutando la fase de rehabilitación, y por el momento está invirtiendo el presupuesto en los módulos temporales; sin embargo, cuando llegue la fase de reconstrucción, que está programada a partir del mes de octubre, se va a gastar el doble, porque sencillamente se derribarían y/o destruirían los Módulos Temporales de Vivienda, para reemplazarlos por los que ellos denominan Módulos Permanentes de Vivienda, y cuyo costo sería de 20 mil soles adicionales por cada uno. Entonces, el gobierno finalmente terminaría pagando en total: 35 mil soles por un módulo para cada familia damnificada; dicho pago le generaría al Estado un gasto final de 875 millones de soles por la compra de 25 mil módulos permanentes.

Ante el escándalo suscitado durante la última semana por los cuestionamientos y críticas de aquellos quioscos (MTV), recién la Contraloría General de la República ha tomado cartas en el asunto, y ha empezado a supervisar el proceso de contratación y el cumplimiento de las entregas de dichos Módulos que el Ministerio de Vivienda viene adquiriendo para los damnificados.

El fin de semana los auditores de la propia Contraloría hicieron una primera visita inopinada con los funcionarios del Ministerio de Vivienda a los proveedores que fabrican los citados módulos. Asimismo, vienen supervisando como es debido, el proceso de contratación realizado con las empresas asignadas; pero lo que merece resaltar en aquellas “pesquisas” es el tema de fondo: me refiero al control que posteriormente hará la Contraloría a todo el proceso de selección y adjudicación ejercidas durante la convocatoria, asimismo, a los elevados costos invertidos hasta el momento, que tendrían que estar acorde a la calidad de los módulos según los términos formales referenciados en los contratos firmados.

Sin embargo, en aquellas supervisiones que la propia Contraloría sabe publicitar a través de su portal, se nota una mera formalidad (esperamos equivocarnos en esta primera impresión). Entre tanto, los peruanos esperamos que dicho control sea veraz, y que ahonde hasta llegar al meollo de la gestión ministerial, para conocer de cerca: cuáles fueron los criterios para otorgar la Buena Pro a aquellas poderosas empresas ganadoras.

Pero no solo es menester llegar a la conclusión de cómo se llevaron dichos procesos; también se debe contrastar el desbalance de los elevados costos de aquellos módulos que tienen un sobreprecio de aproximadamente 10 mil soles.  El gobierno tiene la obligación de utilizar correctamente los recursos públicos, y por lo visto, desde que PPK asumió el poder, aún no se dan muestras claras de transparencia en las licitaciones públicas. Como muestra de ello solo habrá que recordar el famoso y resuelto contrato para la construcción del aeropuerto Internacional de Chinchero en Cusco. No obstante, es una buena señal que el nuevo Contralor Nelson Shack haya cumplido con su diligencia de reunirse con el designado Director Ejecutivo de la “Autoridad para la Reconstrucción con Cambios” Pablo de la Flor, con el afán de conocer con rigurosidad cómo trabajará aquella Autoridad en su plan de trabajo donde ejecutará obras con un gran presupuesto público de 20 mil millones de soles.

 

Cabe recordar, que especialistas en el rubro de la construcción como Guillermo García y Javier Moreno, ambos directivos de APETS (Asociación de Entidades Técnicas) fueron uno de los primeros que denunciaron los sobrecostos de los módulos. Dichos quioscos, a los mucho tienen un costo de 5 mil soles; sin embargo, las empresas que obtuvieron la Buena Pro para construirlos, cobrarán 15 mil soles por cada uno de ellos; aquellas empresas favorecidas con el “negociazo” son: FCA Peruana Eternit SA, Nexos Comerciales SAC, Estructuras Industriales EGA SA, Tecno Fast SAC, Técnicas Metálicas SAC, Inversiones y Fabricaciones Karen SAC, Akstarcom SAC, Nexos Comerciales SAC, y Onduline Perú SA. El Ministerio de Vivienda rápidamente les otorgó la Buena Pro. Y las 600 pequeñas empresas peruanas especializadas en la construcción de casas prefabricadas ¿acaso fueron discriminadas?

Cabe mencionar que el MVCS a través de su portal institucional acaba de emitir dos comunicados de convocatoria; el primero: para el servicio de limpieza de los lotes donde se instalarán los Módulos Temporales de Vivienda; y el segundo: para el servicio de instalación de los Módulos Temporales de Vivienda.

 

La empresa Eternit ganó su adjudicación en minutos, el mismo día de su oferta ¿Por qué será?

El 19 de mayo de este año el MVCS efectuó los procesos de selección para la contratación en la compra de bienes (Módulos Temporales de Vivienda), y publicó en su portal institucional las bases de aquel proceso a horas 6.11 pm,  y cuyo valor referencial consignó la suma de 30´506,976.60 millones de soles que se destinarían para comprar 2604 módulos. ¿Luego qué pasó? inmediatamente, y como si estuviera muy pendiente del proceso, la empresa Eternit presentó su oferta justo el mismo día 19 de mayo, a horas 6.45 pm, y ¿Qué creen? El MVCS emitió el reporte de otorgamiento de la Buena Pro justamente a la empresa Eternit ese mismo día, a las 7.56 pm.

Así de rápido se hizo el primer cronograma de convocatoria de compra, a pesar de tener las denominadas etapas: de invitación, de presentación de ofertas, y finalmente la de adjudicación; todo se dio el mismo día. En suma: La Fecha de inicio fue el 19/5/17, y la Fecha de fin también fue el 19/5/17. ¿Suspicacias? Al parecer, el Ministerio desde un principio habría evitado que otras empresas del rubro dentro de las 600 antes mencionadas presenten sus ofertas; de esa forma FCA PERUANA ETERNIT SA fue adjudicada con la Buena Pro, y cuyo monto ofertado de 30´506,976.60 millones de soles es exactamente el mismo del valor referencial solicitado en el proceso de selección para la contratación de bienes.

Todas aquellas incongruencias ejercidas durante la adjudicación brindada a aquella empresa de capitales belgas deben ser investigadas, y posteriormente resueltas; no obstante, Nelson Shack estaría empezando con buen pie su gestión dentro de la Contraloría, porque ya ha iniciado poner a disposición los 100 cargos de confianza en la alta dirección. Asimismo, ha ordenado una exhaustiva auditoria de gestión dentro de la propia Contraloría que ahora él dirige, para detectar con exactitud los manejos de la administración anterior.

 

About Luis Felipe Alpaca 205 Articles

Luis Felipe Alpaca. Abogado, escritor y gestor cultural.

COMENTARIO

Leave a Reply